Mamá Digital , redes sociales , sociedad Lunes, 1 diciembre 2014

6 pasos que tienes que dar antes de publicar fotos de tus hijos en redes sociales

Gaby Reyes

Mamá, activista de los derechos del niño y curiosa de las nuevas tecnologías.

Si tienes Facebook, o cualquier otra red social similar, lo natural es que te encuentres con fotos de muchos niños, colgadas por orgullosos padres que quieren dar a conocer lo lindos que son, lo bien que hacen algo o simplemente lo bien que la pasan. Pero ¿qué sucede cuando en estas fotos se involucran otros niños?  ¿Cuando junto con la vida de tus hijos, das a conocer la vida de otros? Cuidado. Los padres son los únicos responsables de decidir sobre la imagen de sus hijos y sus criterios realmente pueden ser muy diversos con respecto a este tema.

mirando fb

Foto: Azteca Trends

Acá les dejo algunos criterios básicos para construir pautas para proteger la privacidad de tus hijos pequeños en la red.

 

1. Toma postura

La crianza en estos tiempos requiere que tomemos una postura clara en cuanto a la difusión de la imagen de nuestros hijos y cuánto de su privacidad queremos proteger, sobre todo cuando son pequeños. Hacer esta reflexión de manera familiar e informarse adecuadamente, nos llevará a tomar una postura clara para expresarla con amigos y familiares y disminuir las posibilidades de encontrarte con fotos  de tus hijos en otros muros sin que tú lo sepas.  Los padres estamos en todo derecho, por ejemplo, de pedir a otros padres que retiren las fotos de tus hijos que ellos han colgado.  Otros, prefieren pedir que siempre los etiqueten para así poder monitorear cercanamente.  Ten en cuenta que en tanto las fotos publicadas no constituyan ningún atentado contra los derechos de tu niño, no hay denuncia oficial posible, más que la que podrías hacer ante Facebook, que a veces funciona.  Así que  la gestión de la imagen y privacidad de tu hijo depende de criterios que se reducen al terreno del sentido común, el respeto y las buenas costumbres principalmente dentro de tu círculo de amigos.

 

2. Pensar antes de publicar

Cuando estés a punto de publicar fotos donde figuran como protagonistas otros niños además del tuyo, piensa un segundo y ponte en el lugar de los otros padres. Habrán los que reciban las fotografías felices y otros que probablemente se fastidien mucho y con toda razón.  Cada vez conozco más padres reacios a publicar fotos de sus hijos y muchos de ellos se pueden sentir incómodos de que lo hagas. Lo natural debería ser pedir permiso.  Una cosa es que yo publique una foto de mi hijo con los hijos de otras amigas cercanas que sé como piensan, y otra diferente, es publicar fotos de niños con cuyos padres no tengo confianza y no sé cuál es su política en este sentido. 

HAVING FUN

Foto: free-admission.com

 

3. Pide tu consentimiento

Cada vez es más común que en las fichas de inscripción de eventos académicos o sociales haya un acápite donde te piden que digas si estás de acuerdo con que se publique tu imagen en las redes donde se difundirá el evento.  Si eso aplica con los adultos, ¡con más razón aplica para los niños! Los colegios que publican fotos en redes sociales deberían obligatoriamente pedir permiso previo de los padres y nosotros como padres deberíamos exigirlo.  Dependiendo de tu personalidad y del estilo de crianza que tengas, haz saber cuál es tu postura respecto a la publicación de fotos de tus hijos en tus círculos cercanos.

 

4. Pide el consentimiento de tu hijo

Si tu hijo tiene cierto uso de razón, debería de ser consultado sobre las fotos que de él se publican.  Es además una excelente oportunidad de ir formando criterios de ciudadanía digital y empoderar al niño para que en el futuro gestione su propia imagen en la red.  Es muy probable que muchos niños en algunos años, sean infelices o se avergüencen de las fotos divertidas que sus padres colgaron sobre ellos, y estas ya formarán parte de una huella digital imborrable. Con los algoritmos de reconocimiento facial con los que tanto Google como Facebook cuentan, será posible reconocer una persona desde que era bebe hasta su edad adulta. A más fotos colgadas, más efectivo el algoritmo.

01

 

5.  Informar, curiosear, exigir

Ante los constantes cambios de las políticas de privacidad en redes sociales, no queda otra que ser un papá o mamá muy pero muy curios@. Dale una chequeada a las políticas de protección de niños de Facebook, Google Plus, Instagram, y otras redes sociales.  Exigele al colegio de tus hijos que se hablen de estos temas con padres y maestros y hazles saber si no quieres que publiquen fotos de tus hijos, o si por el contrario, te es indiferente. Los talleres con padres donde se hablan de estos temas son realmente enriquecedores.

 

6. La protección perfecta no existe 

Cada vez más, es imposible guardar el anonimato nuestro y de nuestros hijos en la red.  Entenderlo y adaptarse adecuadamente a esta nueva atmósfera, es parte de la cultura digital que día a día vamos construyendo todos. Es un reto para los padres encontrar ese punto que nos permita una convivencia digital con respeto hacia nuestros hijos y hacia otros niños.  No soy una defensora del anonimato a ultranza en la red para los niños, porque me parece una tarea realmente imposible. Pero sí creo que la huella digital de nuestros niños se debe construir siguiendo criterios que salvaguarden su buena imagen.  Personalmente me encanta ver crecer a los hijos de mis amigos y familiares a través de las redes y no escatimo en likes y comentarios. Sin embargo, creo que los cambios de políticas de privacidad, los algoritmos con reconocimientos faciales, las diferentes configuraciones de las redes sociales, deben ponernos en alerta para tomar una decisión informada sobre la forma que queremos dar a la huella digital de nuestros niños y sólo así podremos adoptar una postura clara en este aspecto de la crianza como padres digitales.

¿Y ustedes cómo hacen? ¿Piden permiso a los papás antes de publicar fotos de sus hijos? ¿Piden permiso a sus hijos sobre las fotos que de ellos publican? ¿Crees que la escuela debería orientar en estos aspectos? Cuéntanos, y podemos construir juntos algunos criterios. Finalmente los papás y mamás digitales tenemos mucho que aprender juntos.

Gaby Reyes

Mamá, activista de los derechos del niño y curiosa de las nuevas tecnologías.
Secured By miniOrange